A la hora de querer desarrollar nuestros músculos y darles el tamaño y definición que queremos, es importante saber de qué están hechas y cómo funcionan. Las fibras musculares son células que conforman el músculo y a su vez estas se desprenden de otras fibras más pequeñas llamadas miofibrillas.

Es importante aclarar que hay tres tipos de músculos en nuestro cuerpo, dos de estos corresponden a músculos de contracción involuntaria, como por ejemplo aquellos músculos que cubren y protegen nuestros órganos. El tercer tipo de músculo se llama músculo esquelético, estos son los que podemos contraer a voluntad, se sujetan mediante tendones  y mantienen nuestra postura.

En resumen existen dos grandes tipos de fibras musculares esqueléticas, las fibras de contracción lenta o rojas y las fibras de contracción rápida o blanca.

Las primeras mencionadas funcionan prácticamente mediante la respiración celular, requieren grandes cantidades de oxígeno, en consecuencia poseen gran resistencia a la fatiga, pero generan una menor fuerza ya que, sus contracciones son más lentas. Estas  soportan esfuerzos de larga duración como un maratón o entrenamiento largo.

Las fibras oxidativas rápidas, utilizan oxígeno para funcionar, son resistentes a la fatiga aunque menos que las fibras tipo 1. Su poder de contracción es mayor.

Las fibras tipo IIB son las de contracción más rápida y más poderosas, a la hora de una actividad intensa, son las que mejor funcionan para cargar peso, realizan esfuerzos mayores, pero durante menos tiempo.

Cuando hacemos alguna actividad física, las primeras fibras que se utilizan son las tipo I. Si estas no son suficientes, entonces dispondrá de las fibras que contiene el músculo.

Pondremos un ejemplo:

Al levantar 100 kilos en una sentadilla libre

  • Al levantar 10 kilos solo se usarán las primeras fibras musculares tipo I
  • Si aumentamos el peso, usaremos las tipo I y las tipo IIA como apoyo para poder sacar el peso
  • Al llegar a 100 kilos usaremos todas las fibras disponibles al máximo ya que, eso conlleva todo nuestro esfuerzo máximo.

Es importante que conozcas sobre cómo se componen tus músculos, para así poderles dar el trabajo adecuado y necesario para su desarrollo.

Hablamos desde darle la nutrición correcta a tu cuerpo hasta el entrenamiento más eficaz, y así lograr el cuerpo que siempre has anhelado.

Por cómo puedes darte cuenta, el trabajar tu cuerpo y ponerte en forma prácticamente es una ciencia que no sólo se basa en ir al gimnasio y listo, sino en un estudio completo de tu cuerpo y su funcionamiento, es importante que te acerques en la medida de la posible a personas profesionales para que te asesoren de una manera correcta y cuiden ante todo siempre tu salud.

Oye, todavía no te vayas, te falta la suplementación para tus músculos. Entra a nuestra tienda en línea y encuentra la opción que más se adapte a tu necesidades.

Recomendaciones por Memo Rodríguez, Men’s Classic Phsyque

Entradas Recomendadas

Deja un Comentario